sábado, 12 de julio de 2014

Capitulo 7: Una nueva vida




                                                    Logan Gontier


        Años en este negocio y aún lo encuentro maravilloso el poder transmitir todo lo que veo en la lente de una cámara para luego darle matices. Es lo más gratificante que hay. Entre los dos trabajos fijos que tengo; uno como fotógrafo y el otro como ayudante de un reconocido fotógrafo en Paris y un trabajo como modelo puedo vivir cómodamente y darme uno que otro lujo pero siempre ahorrando para establecer mi academia de modelaje y estudio fotográfico y si me va como hasta ahora, espero que el próximo año vea mi sueño hecho realidad. 

        Mientras espero mi próximo cliente, reviso las fotos realizadas hace unos días y será entregada en tres días.  No hago más que sentarme frente al ordenador y que suena el timbre de la puerta del edificio. Voy hasta el interruptor y una voz conocida se escucha en todo el estudio.

—¿Quién toca?
—Soy yo, hombre, Charles.
—Reconozco tu voz, idiota. Sube.— le digo moviendo la cabeza en negativo y con los ojos en blanco porque siempre es así, ya debería de acostumbrarme pero no, me gusta molestarlo.

                                                                       Charles

        Vuelvo al ordenador a seguir con mi tarea, en cinco minutos oigo la puerta abrirse y unos pasos acercándose. Y cuando miro, le extiendo la mano porque sé que viene con unos tragos, siempre Charles ha sido así; un buen amigo, más que un amigo es mi hermano; él y Víctor han sido mi familia desde siempre y el lazo se hizo más fuerte cuando mis padres fallecieron en ese accidente. Somos como trillizos que sabemos lo que le pasa al otro sin que estemos cerca y cuando uno de los tres necesita de los otros, nos reunimos sin importa en qué país o lugar estamos; siempre juntos como los tres mosqueteros.

—¿Qué haces? — me dice tomar su trago.
—Estoy organizando unas fotos que tengo que entregar unos días.
—Vamos al club, vendrás ¿verdad?
—Lo siento pero no puedo. En cualquier momento llega una nueva cliente que me quiere contratar para que le haga unas fotos.
—Atiende a tu cliente y nos vamos; te espero.
—No insista, tengo trabajo que hacer. Para la próxima no estaré ocupado, entonces podemos organizar algo; tu, Victor y yo.
—Bueno, tú te lo pierdes. Y si te digo que estará Cherrie; ¿no irías? — me anuncia para ver si me convence, sabe que me agrada Cherrie y lo usa en mi contra.
—No. Lamentablemente no puedo. Ni modo me lo perderé.
—¿Y Víctor no irá contigo?
—Nos encontraremos allá. Si quieres pasa por allá cuando termines sabes que nuestras salidas son hasta temprano horas del otro día.
—Lo sé de sobra.
—Hermano no te voy a quitar más tiempo. Me voy que quiero llegar temprano.

       Nos estamos despidiendo cuando suena el timbre de la puerta; Charles me hace el favor de abrir a la persona que está tocando y se queda un rato para no dejarme solo. En unos minutos más, llega a la puerta del estudio una joven muy hermosa, delgada, cabellos oscuros, vestida algo sencilla pero algo misteriosa con unas gafas negras.


                                                            Emily Charbonier

—Hola, buenas noches.
—Buenas Noches, vengo a ver al señor Gontier.
—Ese soy yo. ¿En qué la puedo ayudar? — le extiendo la mano para saludar a la recién llegada.
—Necesito sus servicios como fotógrafo. — me anuncia sin preámbulos.
—Bien... pero adelante, acompáñeme para poder conversar mejor. Le ofrezco algo para tomar; agua, jugo, soda... vino.
—No gracias, estoy bien. Solo deseo llegar a un acuerdo e irme.
—No hay problema.
—Disculpe, él es mi amigo Charles. — le presento a mi amigo para no ser descortés.
—Hola Charles. — le extiende la mano y se la deja tendida.
—Señorita, ¿no me ha dicho su nombre?
—Eeemm. Sí, mi nombre es Emily Charbonier.
—Mucho gusto, adelante.

         Hago pasar a Emily a la oficina que tengo en mi departamento y cuando ella comienza a caminar, doy media vuelta para ver a Charles que hace uno de sus gestos para indicar que la chica le gusta se lleva la mano derecha a la boca con los dedos unidos y se besa las yemas de los dedos como hacen los italiano; le hago la señal para que se tranquilice y se comporte. Llegamos los tres a mi oficina, donde Emily nos explica lo que desea y como lo quiere. 

—Quiero que me fotografié desnuda. — nos dice sin rodeos.
A Charles se atraganta con el licor que estaba tomando.
—¿Tú, desnuda? ¿Con el cuerpo que tienes? — le suelta Charles sin medir lo que está diciendo.
— ¿Qué tiene de malo mi cuerpo?, Además, no estoy hablando con el mono sino con el dueño del circo. Metete en tus asuntos y no en los míos. Si quiero que su amigo me fotografié desnuda, así será.
—Tú te crees muy...
— Charles, ya; recuerda que es una dama. — interrumpo la pequeña pelea que se esta formando entre estos dos.
—Está bien, disculpa el comentario, Emily. No fue mi intención ofenderte.
— ¿Que dices, Gontier? ¿acepta mi propuesta? Ah y por la paga no se preocupe, le pagaré muy bien. — no le hace caso a la disculpa de Charles y vuelva donde mi para que acepte su propuesta.
—Me imagino como le vas a pagar. — expone Charles ofendiendo a Emily.

        No sé cómo fue, pero solo escuche el azote de una muy buena bofetada que a Charles, se le viro la cara para el otro lado y con el impacto me tiró el trago encima.

—¿Quien te crees que eres?, puedes ir por la vida ofendiendo a las personas. Soy una mujer decente y si le digo a Gontier que le voy a pagar muy bien es que tengo los recursos para hacerlo. Allá tú que vives de Gontier. Respeta a las mujeres que no todas somos como las que estás acostumbrado a tratar. — le grita furiosa.
—Charles es mejor que me esperes en la sala en lo que termino de hablar con Emily.
—Perfecto. — sale tirando la puerta.

Cuando Charles sale de la oficina, Emily y yo continuamos con nuestra conversación.

—Emily no dudas que me pagaras, pero que digas que seré bien pagado se puede mal interpretar.  Eso fue lo que le paso a Charles. No estamos acostumbrados a este tipo de negocio. Necesito que te puedas explicar.
—Discúlpame, estoy un poco nerviosa.
—Te puedes sentar aquí y ¿de verdad no quieres algo para tomar? — le señalo una de las sillas que estan frente a mi.
—No te preocupes, estoy bien. Bueno, siguiendo con lo que te decías; me gustaría que me fotografié desnuda; es un deseo que tengo y lo quiero cumplir. Unas amistades me hablaron de ústed que es muy profesional con este tipo de fotografías.
—Gracias por lo que me toca; ¿te quiero hacer una pregunta?
—Claro, dígame.
—La paga es legal; digo el dinero. Y desde ya, me disculpo si te ofendo es mejor ahora que lamentarme más tarde. — le expongo.
—No se preocupe, mi dinero es legal. Le dará para pagar todo lo de sus servicios y le sobraría para usted. ¿Estaría bien cinco millones de euros?

        Abro los ojos lo más que puedo y siento que se me van a salir de órbita; me quedo mirando a la chica que tengo en frente y esta tan tranquila como si estuviera hablando de uno, cinco o diez euros. Emily está acostumbrada a manejar esas cifras no me extrañaría que sea una niña millonaria.

—Quiero que trabajes para mí con esas fotos pero necesito que me prometas algo.
—Espera Emily, no es que no me viene bien esa cantidad pero creo que es muy exagerada. Con tan solo unos sesenta mil euros es suficiente, pagaría a todo mi equipo y tendría una buena cantidad para mí.
—Es algo raro que de la nada te ofrezcan esa cantidad pero ese es mi pago, ¿aceptas o no?
—Si acepto, acepto tu propuesta. — le digo después de unos minutos de silencio.
—Gracias, por esto. Tendrás tu pago en efectivo pero quiero que me prometas que tu amiguito no estará ni él ni nadie fuera de tu equipo de trabajo y que en el momento de desnudarme estaremos tu y yo, nadie más; por favor.
—Solo estaremos mi equipo nada más, nadie de afuera. Hablando de eso, quiero pedirte una sincera disculpa por lo que te dijo ese idiota, el gilipolla de mi amigo. No sé porque ha sido así contigo, te aseguro que no trata así a ninguna mujer. Además yo nunca se lo permitiría.
—Pero lo hizo, me ofendió y le dí su buena bofetada; mientras no esté cerca de mí, yo estaré bien y tranquila. Entonces, ¿cuando empezamos?
—Podemos comenzar la próxima semana, si no hay inconveniente. — le doy un tiempo prudente para organizar mi equipo.
—Ningún inconveniente. — me expresa con una sonrisa de oreja a oreja.

           Emily me indica como quiere hacer las sesiones, el vestuario, el arreglo personal y la ambientación del lugar. La próxima semana nos reuniremos para ultimar detalles y comenzar los preparativos de la sesión y presentarle a mi equipo. Cuando despido a Emily, Charles formalmente se disculpa con ella pero ella no quiere saber nada del individuo simplemente se da media vuelta y se va dejándolo con la palabra en la boca.

        En unos cuantos días estaré haciendo este trabajo que me cayó de la nada y con esos euros puedo pagarle a mi equipo lo que le debo; lo de este trabajo y me quedaría una buena cantidad para comenzar mi academia. 

— ¿Quiero saber qué carajo te paso con Emily? ¿Porque la trataste así? En verdad que no te reconozco. — regaño a Charles por su comportamiento.
—Lo siento Logan es que, no sé; fue algo que no me pude contener. Tu sabes que no soy así y mucho menos con las mujeres. Además esa chica, hay algo en ella que me atrae y en vez de comportarme amablemente estuve bien gilipolla;  ¿verdad?
—Demasiado. No creo que vayas a tener alguna oportunidad con Emily.
—Ya me voy al club, si cambias de opinion, me llamas.
—¡Que disfrutes! — me despido de mi amigo.


         Ha pasado casi una semana del  ataque de Paul y he estado en el departamento de Piere desde entonces debido a que él contrató a unas personas para arreglar mi departamento después que fuera destruido por Paul. En toda esta semana he estado con un hombre maravilloso tanto fuera como dentro de la cama; pero aún no confió en él; he sufrido tanto con los hombres que han llegado a mi vida que le tengo pavor al amor. Me he enamorado como una idiota, he confiado tan ciegamente en ellos, he llorado a mares por ellos. Aún no he encontrado ese hombre que me haga inmensamente feliz, que sea mi complemento, mi cómplice, mi amigo y mi amante. Mi deseo mas anhelado es conseguir a un hombre y formar una gran familia como la tienen mis padres que a pesar de todos los momentos dificiles aún permanecen unidos.

        «He vivido aquí por casi una semana rodeada de atenciones por parte de Pierre y siento que no es justo que le este haciendo esto aunque nosotros lo hablamos de que no se iba a involucrar los sentimientos. Bueno, ya  no pensaré en eso y solo disfrutaré de su compañía y del rico y espectacular sexo que nos damos».

       Me pierdo en mis pensamientos y me distraígo de lo que estoy haciendo hasta que unos brazos fuertes y un olor exquisito a hombre me invade toda.

—¿En que piensa mi hermosa amiga? — me dice abrazandome fuerte.
—De que ya se hace hora de volver a mi vida normal.
—¿Me vas a abandonar? ¿No te he tratado bien? — me expresa con algo de tristeza en sus palabras.
—Pierre no es eso, solo que quiero estar en mi departamento con mis cosas; estoy invadiendo tu privacidad.
—No me hagas reir. Mi privacidad eres tú, lo que comparto contigo. — me vira y nos quedamos mirándonos.
—Esta es tu casa, tu espacio. — le digo porque es como me siento; que le estoy robando su espacio.
—¡Ya, ya suficiente! Que conste no te estoy echando de mi departamento. Pero entiendo como te sientes y yo solo estoy preocupado que vayas a estar allá lejos de mí y...
—Y, ¿qué? ¿De qué tienes miedo?
—De que, no, sino de quién; de Paul. — expresa muy serio.
—No te preocupes, él no es tonto para aparecer en mi depa. A este tiempo se supone que se haya enterado que hay una acusación en su contra por varios delitos y una órden de alejamiento.
—Aún así, estaré pendiente.
—Gracias por todo. — le coloco mis manos en sus hombros y él me pone los suyos en mi cintura.

        Cuando por fin cedió a mis deseos, estoy preparando mis cosas para irme a mi “paraiso” y llega donde estoy y me abraza por la cintura y pone su barbilla sobre mi hombro y me dice.

—No quiero que te vayas pero no lo puedo evitar. Sé que esta estadía era temporal pero me hice ilusiones que te quedaría más tiempo. Quiero que te cuides y sí por algún motivo o razón te sientes insegura, me llamas y corro donde estés.

          «No puedo sentir nada por él;es mi karma en estos momentos, tengo tanto miedo que me paralizo, me duele el corazón de haber amado tanto y no haber sido correspondida en la medida que lo hice con todos aquellos hombres. Me niego a sentir algo por este hombre.»  

         Me vira quedando frente a frente mirándome fijamente a los ojos tratando de buscarme pero exquivo la mirada y lo abrazo. «Porque se me hace difícil alejarme de él pero lo tengo que hacer sino...No!»

—Te quiero el fin de semana aqui conmigo. — me sentencia.

Solo asintí entre sus brazos.

         Nos separamos, me ayuda con la maleta y nos dirigimos hacia el ascensor de su piso para ir hasta el estacionamiento y allí nos fuimos en su auto hacia mi departamento. Cuando llegamos, me anuncia que va a entrar primero para verificar que todo esté en órden y que nadie este allí. Espero en el auto hasta que haga la inspección; se tarda unos diez minutos hasta que llega para ayudarme a bajar y con la maleta.

       Llegamos a la puerta de mi departamento y Pierre que la abre con nuestras manos entrelazadas sintiéndome nerviosa entro y veo lo hermoso que quedo, lo miro y no me sale palabras solo le sonrio y niego con la cabeza.

         Mi departamento esta completamente cambiado; la sala ahora esta en colores grises, cojines en combinación con colores verde, blanco, negro y rosa fuerte, una mesa de centro, dos lámparas encima de un mueble.

                                                        Remodelacion del departamento de Loanne


—No debiste hacer esto. No tienes ninguna respons...
—Te dije que me encanta hacer especial a la mujer que esta conmigo, independientemente como sea la relación. Me gusta complacer y ver esa hermosa sonrisa en tu boca, me excita.
—Gracias, gracias por todo. — no le hago caso a lo último que dijo porque sino él no sale de aqui.
—Vamos a la cocina, después a tu oficina y por último a tu habitación. — anuncia el órden del tour que daremos al departamento.
—No, porque lo has hecho. — cuando me dice todo lo que ha hecho.
—Porque quiero, vamos. — insiste.

           Fuimos hasta la cocina, practicamente se quedo igual pero le colocaron unas losas en la pared debajo del extractor y le cambiaron los taburetes. Pasamos a mi espacio favorito y quede en “shock” cuando ví lo que hicieron en él; cortinas nuevas, escritorio nuevo con el tope en cristal, un ordenador nuevo y segura que es último modelo; puertas del vestidor en cristal, lámpara y silla en combinación.

        Caminamos hacia mi habitación, Pierre me tapo los ojos con una mano y entramos juntos,  cuando me quito la mano; me lleve las mías a mi boca incrédula de lo que había hecho en mi cuarto; color de paredes nuevo y diferente, lámparas, cuadro de una flor encima de la cama combinando con el color de la pared, juego de cama y ropero nuevo con su sillita y sus mesitas de noche y por último una alfombra muy suave color violeta oscuro.

—Es demasiado Pierre, no puedo aceptarlo.
—Lo harás porque no hay devolución.
—Mentiroso. — me pongo las manos en la cintura, cuadrándome a el.
—¡De verdad! 
—Pierre como sí yo nunca hubiera comprado nada en mi vida, siempre hay devoluciones.
—No para mí. Todo tuyo;  no hay nada que devolver ni agradecer. — me dice abrazándome y siento una corriente eléctrica que recorrer todo mi cuerpo. — eso si, esa cama la vamos a estrenar si o si. No ahora pero sí pronto al igual que las demás áreas arregladas.

           De la nada me entro la niña pequeña que hay dentro de mí y me puse a brincar y a darle muchos besos hasta que lo bese; me despegue de él unos centimetros, nos miramos y me besó con deseo, pasión y necesidad.







5 comentarios:

  1. Un poco tarde pero llegueee!!
    Uy como me encanta este hombreeee yo ya estaria loca y enamorada de el!!!
    Quiero mas y quiero inagurar cada lugar de la casa!!!
    Un Inmenso beso mamiii!!!
    TQM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meli espero no defraudarte pero.....
      ojala puedan inaugurar la casa. Yo tambien estoy enamoradisima de el. Me voy a meter en la novela y me lo voy a comer, jajajaja
      Gracias carino por estar aqui conmigo. TQM Besos

      Eliminar
  2. Ahhh ese hombre me encanta es lo maximo
    Y ella tambien se esta enamorando
    Muy buen capitulo...
    Un beso hermosa ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Lore ese hombre es increible. Me lo quiero quedar. mmmmm
      Ya veremos que le deparara el futuro a estos dos.
      Gracias por siempre estar aqui conmigo. TQM Besos

      Eliminar
  3. Oh por diosssss es que Pierrer me derrito.... dios mio quiero mas de esta historia y saber mucho mas...... excelente capppp exitos mi angelita...

    ResponderEliminar