viernes, 18 de julio de 2014

Capítulo 8: Ocultando verdades



 
  

           Mi alegría fue tanta que no me dí cuenta que comencé a besarlo, me doy cuenta de lo que estoy haciendo y me separo de él y de pronto me jala hacia él; coloca una de sus manos en mi cabeza y la otra por mi cintura para afirmar su agarre, toma mi boca con anhelo y desesperación. Nuestras lenguas se entrelazaron con ansias locas y con el conocimiento de pertenecía. Me aprieta contra su pecho y mi cuerpo vibra con el calor que emana de él. Comienza a acariciarme y cada una de ellas son fuego grabándose en mi piel. Coloco mis manos en su cabeza alborotando sus cabellos y lo traigo hacia mí para que el beso sea más profundo; lo beso con desesperación. 

       Me alza por la cintura y coloco mis piernas por su cintura, continuamos con el beso saliendo pequeños gemidos de mi boca y Pierre intensifica el juego que tienen nuestras lenguas. No sé cómo llegamos al sofá, me recuesta en él mirándome con lujuría y siendo una llamarada de fuego que subo por mis pies hasta llegar a mi vientre en donde se instala haciendo que me arda todo mi cuerpo.

        Me sube la camisa hasta debajo de mis pechos, dejándome besos y mordiscos en mi vientre arqueando mi espalda en respuesta de lo que estoy sintiendo. Me quita la camisa dejándome el sostén y por encima de él; inicia su tortura con mis pezones que están erectos desde que nos besamos. Sale un grito cuando de sorpresa me pellizca y muerde uno de mis pezones. Va subiendo mordiéndome el cuello trazando el camino hacia mi rostro para besarme nuevamente mientras me va acariciando toda. Asalta mi boca y se lo impido.

—¡No!, Nada de besos. —le pongo mis manos en su pecho para impedir llegar a mi boca y establecer una distancia prudente.
—No entiendo, hace unos minutos nos estábamos besando, ¿por qué el cambio?
—El trato era nada de besos. Desde el principio he sido clara; bajo aviso no hay engaño.
—El trato.... bien. ¡Al demonio con el trato! — me habla muy serio, enojado, echando chispas y gritando.
—Pierre, por favor. —le suplico.
—¡No! —se para del sofa, se para enfrente de mi pero dandome la espalda, mientras se va colocando su camisa que no se en que momento se la quito.
—¡Pierre! — trato de detenerlo para hablar.
—Ya basta. Suficiente. Loanne. — se vira y me grita.
—¡No te vayas! — le suplico cuando lo veo que esta caminando hacia la puerta de mi departamento.

        Sigo llamándolo cuando sale de mi departamento, busco desesperada mi camisa y cuando la consigo, me la pongo mientras camino y salgo corriendo al pasillo pero ya Pierre se ha ido. «No puede ser que se haya ido, se veía tan decepcionado, decepcionado de mí.» Vuelvo a mi departamento para coger el móvil y llamarlo pero en eso suena.

—Hola. —digo sin ver de quien es la llamada esperando que sea Pierre.
—Hola Loa.
—Hola Sharon. —sonando decepcionada por quien habla al otro lado del movil.
—¿Esperabas que fuera otra persona?
—No, bueno si pero nada importante.
—Lo que sí es importante es... ¡donde carajo te has metido! He llamado en varias ocasiones, todos estos dias a tu casa, al móvil y nada.
—Lo siento, no estaba en casa y el móvil se me había quedó sin batería.
—Bien, no te creo pero está bien. Ahora, ¿quiero saber dónde estabas?
—En casa de una amiga. — le miento sin ninguna vergüenza.
—Porque no te creo, dime por favor.
Me quedo en silencio, dudo en decirle la verdad.
—Loanne, como sé que no me vas a decir nada; llego mañana a Paris y tan pronto pise tierra voy a verte, donde carajo estés; ¿me escuchaste? — sentencia furiosa.
—Si Sharon.
—Te voy dejando, ya sabes mañana paso por tu departamento.
—¡No! — le grito porque no quiero que vea lo que Pierre hizo en mi departamento pero creo que tarde o temprano lo vera.
—¡Cómo que no!, ¿qué ocultas? Mira Loanne, sino quiere que me desquite contigo, no me agites que me monto en el primer vuelo a Paris y veras de lo que soy capaz de hacer. — me amenaza gritandome.
—Ni modo; está bien te espero aquí mañana. —termino la llamada, voy a darme una ducha bien fría porque después de la calentura con Pierre me ha dejado toda sudada y mal humorada.

       «No sé porque reaccioné así con él que se ha comportado como todo un caballero, un buen amigo y porque no decirlo; un buen amante. Me ha hecho sentir una mujer en todo el sentido de la palabra pero aún hay algo que no me deja confiar completamente en él. Sí, no le tengo la confianza para enamorarme, para entregarme en cuerpo y alma y dejarme llevar por la pasión que me ha puesto en bandeja de plata. Me ha dado la lujuria, el deseo y unos ricos orgasmos pero no le creo. Hay algo en él en que no termino de convencerme. Quizás esté loca pero es la realidad, mi realidad».
        Desde anoche no he parado arreglando todo en el estudio para realizar la sesión de fotos con Emily; mi jefe me facilito unos focos porque hace unos días se me dañaron; no uno sino los dos que tenía con la promesa que hiciera un excelente trabajo; como sí él no conociera mi buen trabajo. 

        Tengo los lentes que necesito desde 85mm y el 135mm para primeros planos, uno de 50mm para planos medios, y un de 28mm para cuerpo entero. Las lonas blancas están colocadas; cambié las que tenía para que se vieran impecables. Luces están estratégicamente en su lugar junto a las sombrillas; quiero la mejor iluminación posible. 

—Logan, ¿donde pongo esta sombrilla? — me habla unos de mis ayudantes.
—Ponla junto con las demás.
—¡Logan, te buscan! — escucho de lejos que me avisan.
—Quien sea que entre, estoy ocupado. — contesto sin saber quien me habla.

        Esto es un pequeño caos, entre mis ayudantes, la maquillista que está desesperada y a la vez nerviosa porque no sabe con quién se encontrará; siempre es lo mismo hasta que llega su víctima y comienza la transformación.

—¡Hermano! —Charles hace su entrada al estudio con una sonrisa de oreja a oreja.
—¿Qué carajo haces aquí? Te dije que Emily me hizo prometer que no estarías aquí. ¡No jodas con esto! Quiero que te vayas, por favor.
—Tranquilo, vengo en son de paz— muestra un paño blanco y lo agita al aire— además, ella no sabrá que estoy aquí. ¡Quiero verla aunque sea de lejos! Esa chica me ha dejado como un maldito bobo. No hago más que pensar en ella. Por favor, Logan necesito verla. — despues que se confiesa, me ruega.
—Ok... Quédate, pero sí haces algo que me joda el negocio; te juro que me pagas lo que Emily me iba a pagar. — lo amenazo.
—Te juro que me voy a quedar escondito y sin hacer ruido... Gracias, hermano. Voy donde Lorena para que me maquille y luego vengo a ayudarte. — doy media vuelta y le sonrió a la hermosura que viene directamente hacia mí. — Mira quién me vino a buscar, mi Lorencita.
—¡Cállate tío!. — molesta a Charles pero de inmediato le planta dos besos y un abrazo. —¿A qué hora llega la niña, estoy ansiosa?
—Debe de estar por llegar, Lore necesito que hagas un favor. — le pido para que se lleve este charladan de mi vista.
—¿Cual favor quiere que te haga, majo? — me pregunta con su tono pervertido.
—¡No te hagas ilusiones! —le aclaro. —llévate al tío, como le dices y disfrázalo.
—¿Donde vamos hoy? — dice y la miro con cara de serio. —Ven tío que te convertiré en un majo.

        Gracias a que Lore está distrayendo al loco este; continuo arreglando una de las patas de una de las sombrillas ya que no la encuentro firme cuando de pronto veo unas piernas de mujer en unos zapatos altos que volvería loco a cualquier hombre que tuviera mí mismo fetiche. Es tan excitante ver a una mujer en unos zapatos de tacón de aguja negro puntiagudos, la dueña de estas bellezas me tiene con una erección que no sé si pueda disimularla. 

        Decido mata mi curiosidad, cuando subo la vista para ver quién es la dueña de esta hermosura me quedo en media pieza hasta me caígo al piso cuando la veo. Emily, es la que me ha provocado esta maldita erección y por tal razón me quedo en el piso hasta que se me baje mis entrepiernas.

—Emily, hola. —me aclaro la garganta; maldita mujer y maldito fetichismo que tengo, me llevará a la muerte pero, como me fascina.
—Hola, ¿necesitas ayuda? — me dice sonriéndome y sé que se ha dado cuenta de mi erección.
—¡No! Estoy arreglando una de las patas de la sombrilla. — le digo sin mirarla. — Frank, por favor lleva a Emily donde Lore para que la vaya preparando; ella es la artista. — le explico.

          Continuo con el arreglo esperando que pase unos minutos hasta que se me bajo la polla antes que me meta en líos. Veo a Frank con Emily entrando al cuarto de maquillaje y de vestuario pero esta vez solo hay maquillaje. 

—Tío te he puesto bien majo, si fueras de mi gusto te llevo enredado. —le advierte a Charles que ahora luce barba.

        Lorena está de espalda a la puerta, haciendo chistes con Charles hasta que llega Frank para preparar a la artista. Charles se coloca rápidamente la vísera que tenía para que Emily no lo reconozca y Lorena se da cuenta de lo que pasa a él con la chica y le sonrié.

—Lore, Lore. Aquí te traígo a la chica, Logan dijo que la vayas preparando. — le anuncia.
—Salgase, chaval que tengo que trabajar.
Cuando se da vuelta se encuentra con un rostro conocido y ella abre los ojos por la sorpresa y Emily le hace una señal con los ojos para que Lorena guarde silencio.
—Vamos, que tengo que comer. —Charles se va en silencio.
Cuando se quedan solas y sin que nadie las escuche.
—Aless... — le llamo y rápido me cayo cuando me hace una de sus señales.
—¡Shhh! No digas mi nombre, por favor. Ellos me conocen como Emily.
—Pero, ¿qué haces aquí? — pregunta Lore sorprendida.
—Te dije que quería hacer un desnudo a pesar que mi familia no quisiera que me expusiera.
—Si se enteran, va arde Troya en tu casa. —anuncia preocupada por su amiga.
—Por eso es el nombre falso y me encargue de que solo yo tenga esas fotos.
—Con Logan no vas a tener problemas, es buen amigo y estoy segura que sí hablas con él, te guardará el secreto.
—Si, pero aun así no confio en nadie. Tu sabes lo que me paso hace dos años atrás.
—Ni me lo recuerde, aún me duele lo que te hicieron. Pero vengase ya, guapa. Que la dejaré hermosa y exacta. —le dice sonriendo y se confunde en un gran abrazo.

       Me acomodo en el asiento que acaban de dejar y Lorena comienza a maquillarme. Así  estuvimos casi una hora entre risas, chismes, brochas, polvos y color; Lorena y yo nos pusimos al día con lo sucedido con cada una de nosotras. 

A punto de terminar, Logan nos hace la primera llamada ya que esta por finalizar de acomodar el área para la sesión

Par de minutos despues, estoy frente a Logan y a su equipo.

—Les presento a nuestra modelo de esta tarde, ya saben que hacer y a mi señal se retiran dejándome con la modelo a solas. —le doy las instrucciones y disimuladamente miro a Charles sin que nadie se de cuenta.

—Cariño, primero haremos una sesión de fotos sexy y luego viene las fotos del desnudo. —le hablo a Emily para que entre en confianza.


       Después de tres horas posando para la lente; le enseño dos “collages” de fotos que le hago de hacer y ella queda encantada. Le explico que no es el producto final pero aún así esta feliz.









—¡Las fotos estan hermosas! — me dice con una gran sonrisa.
—Y eso que no ha pasado por los filtros; cuando las arregle quedaran más profesional.
—Gracias, Logan. Creeme que para mí esto es sumamente importante. Gracias por ser amable, considerado, paciente y sobre todo un gran profesional.
—De nada, es mi trabajo.
—Sí, pero la calidad de ser humano y de profesional no se puede pagar. Gracias y ya me voy a cambiar de ropa, estoy sumamente cansada.
—Ve, espero a que salgas para que entren los chicos.
—Esta bien. De nuevo muchas gracias. — me dice caminando hacia el cuarto de vestuario cuando de pronto, se da la vuelta y me sorprende con un beso en la boca y sale corriendo.

       Sonrío por el gesto inocente del beso y me doy cuenta que a pesar que se crea una mujer es una tímida niña con ganas de salir de su capucho. Espero que mi hermano la pueda conquistar, eso sería fantástico para los dos. Charles necesita algo estable y ella necesita descubrir y disfrutar lo que la vida le tiene.
 

4 comentarios:

  1. Y entonces vienes tu y me dejas con ganas de mas... Y aparte te vas de vacaciones no no no eso es injusticia.
    Besitos Dama TKM

    ResponderEliminar
  2. Ay mi Jelly. Los dias van a correr y cuando te des cuenta ya tienes el otro capitulo. Vamos a ver que nos trae Loanne. Logan y demas. Gracias por estar aqui. Besosss. TQM

    ResponderEliminar
  3. Me gusto ahhh pero Loanne x que no deja que la bese Pierre ,se quedaron con ganas jajaja..
    Que bonito nombre de la maquillista jeje
    Un beso guapa ;)

    ResponderEliminar
  4. Exijo una explicación a todo esto esta chica me suena a que pierre la lastimo no se por que así que exijo mi larga y extendida explicación al respecto ademas de que coño paso con Pierre y loanne así que por favor iluminame porque no entiendo lo que se dice es nada... excelente cap tqm besos exitos

    ResponderEliminar